·

Obras en zona estación plaza de armas

·

Atracos a los Taxis en zona Torreblanca

Me han comunicado hoy , que han ocurrido varios atracos a taxistas en dicha barriada
Hoy mismo , 2 atracos con pistola
Ambos servicios finalizaban en la zona de Torreblanca
Tened mucho cuidado

·

Otras labores de los taxistas , hoy con @antonio2229

En ésta ocasión os traigo a mí amigo Antonio🕊 @antonio2229
Los taxistas además de llevar a las personas de un sitio a otro , somos buenos escuchando y ayudando a los demás

·

Carta de un compañero de Granada

Hace casi treinta años que soy trabajador autónomo. Durante aquel lejano ya, Servicio Militar obligatorio, descubrí lo mucho que me costaba acatar órdenes absurdas, más pronto comprendí que llevaba todavía peor eso de mandar, así que como no sirvo ni para lo uno ni para lo otro, decidí que lo mejor era ir por libre. “Libre”. Antes de eso también firmé contratos miserables que las empresas incumplían de manera sistemática, otras veces ni eso, es decir: que también saboreé la esclavitud en su contexto más moderno, no podía decir ni eso de en mi hambre mando yo. Pero tuve la fortuna de ser el hijo de mi padre, el hombre más honrado que he conocido en mi vida, un gran profesional del volante gracias al cual, pasé a formar parte de un ejército de cien mil almas que sirve a los ciudadanos de nuestro País, los ayuda y reporta beneficio: les ahorra tiempo, y el tiempo, no nos olvidemos nunca de esto, es lo más valioso que tenemos. Me refiero, por supuesto, a la flota de taxis de España, un servicio público único con una función específica y más de una peculiaridad: no sólo se sustenta a sí mismo, a diferencia de cualquier otro servicio municipal, sino que además crea trabajo, tributa y contribuye así al mantenimiento económico del País. El Taxi es un servicio público regulado y ordenado por la Administración, que se sostiene sobre 70.000 pequeñas empresas y que por tanto no está capitalizado, sino distribuido. No supone desembolso alguno para la Administración, al contrario que cualquier otra empresa pública, al contrario que cualquier otro medio de transporte público de viajeros, sea del tipo que sea, el Taxi no está subvencionado, es más, en algunas circunstancias, incluso gravado y hasta penalizado. ¿Sabe el ciudadano de a pie lo que cuesta mantener un parque de bomberos, una plantilla de Policía Local, una flota de autobuses urbanos, una delegación de Justicia, o una comisión de incompetentes que actúan sobre materias que desconocen por completo? ¿No?, pues yo tampoco lo sé, y si tuviera los datos ni me atrevería a trasladarlos aquí, a buen seguro estarían manipulados.
Durante las dos últimas décadas el Taxi ha sufrido una masificación desmedida, sin planificación, sin calcular las consecuencias posteriores, lo que ha provocado un exceso de oferta que a su vez ha desembocado en la insostenibilidad que padece. Después, la pasividad, la arbitrariedad de las diferentes administraciones, que con criterios muy dispares han permitido y permiten cosas como el intrusismo, e incluso cataloga servicios que actúan de manera ilegal, han perjudicado a ese sector que ellos mismos regulan y rigen, y por defecto a la economía nacional. Bien podrían las diferentes administraciones hacer uso del transporte público y fomentarlo, con lo que pondrían freno al despilfarro y sanearían los parques móviles, repletos de carísimos vehículos que se hacinan a las puertas de los organismos oficiales. Pero es que además de esto y parece ser que sin ninguna falta de escrúpulos, cierto organismo incompetente pretende ir aún más allá de esta lesiva damnatio, con el perverso objeto de ocasionar la destrucción total del Taxi, pretende arruinar aquello que ya está creado y en marcha, engullirlo junto con sus cien mil familias y defecarlo luego, por supuesto. Pretende esclavizar a un número de personas y hacerlas conductoras de la noche a la mañana, así, sin más, para que todo el beneficio recaiga en un solo núcleo, un núcleo exento de imposiciones y obligaciones, que tendrá la libertad de establecer precio y ofrecer servicio en función de su rentabilidad, en eso consiste esta liberalización, que no es sino un intento más de privatizar lo público bajo el falaz velo de la modernidad; dejaría de ser público; dejaría de garantizar profesionalidad, eficiencia, perjudicando seriamente al usuario que más lo necesita: personas impedidas o con discapacidad, ancianos, niños, jóvenes y millones de viajeros que arrastran su equipaje cuando transitan por España. Piense, abuelita, en ese taxi que la llevó ayer al centro de salud. Y piensa, muchacha, en ese taxi que te llevó a tu casa ayer de madrugada. Olvídate, viajero, de esas colas de taxis que un día te esperaban en la estación o en el aeropuerto. Olvídese todo el mundo de encontrar una parada de taxis, ni de ese taxi que pasaba por tu lado justo cuando más lo necesitabas, ese taxi que te salvó de perder un bus o un tren porque te llevó volando y llegaste a tiempo. Ni se os ocurra pensar en un taxímetro, será el fin de la regulación de tarifas, precio a convenir, si no te interesa: andando. ¿No te descargaste la aplicación?, ah, que no tienes un moderno móvil para ello, entonces, ¿cómo piensas tomar un taxi? Sí, usuario, diremos adiós a todo esto, diremos adiós si no actuamos, si continuamos ciegos y sordos ante este ataque masivo y despiadado.
Pero no, eso no va a ocurrir, y no va a ocurrir porque una hueste de cien mil trabajadores y millones de usuarios no lo vamos a permitir. Porque del mismo modo que no deseamos que una sola persona se adueñe de todas las farmacias, de todos los hospitales, de todas las panaderías, de todos los estancos o de todas las librerías, no deseamos que nadie se apropie de todos los taxis. Porque no deseamos que las multinacionales que sólo vienen a intermediar y a medrar, monopolicen éstos ni otros servicios, porque sólo tratarán de adaptarlos a su rentabilidad sin pensar en el daño que puedan ocasionar, mermando su calidad y creando un mayor desequilibrio económico, una mayor desigualdad. Por eso y porque una vez más estos monstruos voraces mienten, no, no lo vamos a permitir. No vamos a permitir que nos absorban como cebo para su engorde. Por eso y porque mi derrota anticipada anularía todo el sentido a la lucha que mi padre, que nuestros padres y abuelos, mantuvieron durante toda su vida para hacer la nuestra un poco más digna, por eso y por mucho más, no, no lo vamos a permitir.

Ramón Alcaráz
Taxi 312 Granada

·

Próximo Corte de la c/ Águilas

La calle Águilas quedará cortada al tráfico a partir del lunes 20 por obras urgentes de consolidación en la fachada de un edificio.
La calle Águilas quedará cortada al tráfico a partir del próximo lunes 20 y durante un plazo aproximado de diez días debido a unas obras urgentes de consolidación de la fachada de uno de los edificios ubicado en la esquina con Rodríguez Marín. Los técnicos municipales supervisarán el desarrollo de la obra para que su duración y, por tanto,  la incidencia en el tráfico sea la menor posible. En cualquier caso, se habilitarán itinerarios alternativos para garantizar la accesibilidad de los residentes con garaje en la zona, la carga y descarga, servicio público de taxis y resto de usuarios autorizados.
Durante el periodo que duren las obras, los vehículos que accedan por la calle Águilas deberán de desviarse a la altura de la calle Caballerizas donde se producirá el corte de trafico. Debido a la estrechez del recorrido  establecido y por motivos de seguridad se recuerda la limitación de las dimensiones de los vehículos que accedan que no podrán sobrepasar los 1,90 metros de ancho y 3 metros de alto.
A partir de ahí, los vehículos que deseen acceder a la zona de la Alfalfa y Jesús de las Tres Caídas deberan de continuar por la calle Botetos hasta las calles Cabeza del Rey Don Pedro, y Odreros, que cambian de dirección hasta la finalización de las obras.
Los residentes con garaje situado entre Rodríguez Marín y Cabeza del Rey Don Pedro podrán acceder a sus domicilios a través de calle Cabeza del Rey Don Pedro, calle Alfalfa, Candilejo, Almirante Hoyos y Vírgenes.
Los residentes con garaje en el tramo de calle Águilas situado entre Caballerizas y Rodríguez Marín podrán continuar por calle Águilas hasta el acceso a su propiedad, debiendo de salir posteriormente a través de la calle Rodríguez Marín, que pasará a ser de doble sentido de circulación durante las obras para permitir la salida de los vecinos del tramo de Águilas cortado al tráfico, así como la entrada y salida de los vecinos con garaje situado en la propia calle Rodríguez Marín.
Todos los itinerarios alternativos contarán con señalización específica y estarán indicados los recorridos tanto en la página web municipal como en los perfiles institucionales en redes sociales